Sin categoría

Sobre los streaptease

La probabilidad de que un streaptease salga bien es realmente baja pero siempre hay inconscientes que lo intentan, quizá pensando que así ganarán puntos. Valientes gilipollas. Y no piensen que hablo solo en masculino, sucede exactamente igual para ambos sexos, pero nosotros sucumbimos a nuestra temperatura y no encontramos nada interesante en esperar a que termine el baile. Por tanto, aquí no hay igualdad que valga: es mucho más probable que sea el hombre el que haga el ridículo de su vida. En primer lugar porque en eso de bailar ellas suelen llevar bastante ventaja y en segundo porque nosotros somos infinitamente menos exigentes. De hecho, mover el sujetador en plan helicóptero o menear el culo es suficiente para pasar de 0 a 100 en 30 segundos. Algo que al revés no sucede.

Los riesgo son pocos pero de calado. Hacer el ridículo en la cama alguna vez y reírse de ello es algo muy positivo pero mejor no permitir que se convierta en un hábito. El ridículo mayor suele tener lugar en la primera fase, con las consecuencias que ello acarrea en fases subsiguientes. Quitarse un cinturón en plan sexy es muy jodido si tu pantalón no está hecho para ello, tu perímetro tiene más curvas que un circuito de Fórmula 1 o si se trata de uno de esos elásticos, elaborados con cordones en espiga y un remate cuero: no resbalan. Háganme caso. Y si lo que mal empieza mal acaba, imagina lo complicado que va a resultar cortar la risa a tu novia después de destrozarte el meñique con las patas de la cama.

Y aunque el éxito reside, sobre todo, en evitar el ridículo, los detalles pueden ser de gran ayuda. Entre los que podemos planificar de algún modo encontramos dos muy importantes: el lugar y la música. Respecto al primero, hay que asegurarse de que podemos estirar nuestras extremidades sin ningún tipo de limitación pues si hay una lámpara en los alrededores es seguro que acabará en el suelo, justo al lado de la dignidad del valiente bailarín –o bailarina. La música es otro desafío, algo muy movido exige demasiado esfuerzo, algo demasiado caliente infla mucho las expectativas. A Real Hero puede ser una opción.

Hacer un streaptease es una decisión complicada, normalmente poco inteligente, que todos hemos tomado alguna vez. Elegir el momento adecuado es la clave del éxito pues las bromas consolidan y los ridículos desgastan. Mejor que parezca una actuación cómica que una ambición seria pues es casi seguro que se reirá y por tanto solo nos queda elegir entre que lo haga de nosotros o con nosotros. Buena suerte.

Foto: http://www.port-magazine.com/tag/menswear/page/3/

¡Comparte el artículo!
@NuwandaVive

Autor

Nuwanda

90% postureo, 10% perversión. Dicen que en general me opongo. Escribo sobre las cosas de la vida sin periodicidad determinada. Comenta, pregunta lo que quieras y comparte ;-)

Todos sus post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *