Listas: Un sitio por el que empezar…

Las personas organizadas tienden a elaborar listas para todo. Es una forma sencilla y barata de organizarse y con la tecnología de la que disponemos hoy no tenemos excusa alguna. Los que escribimos de vez en cuando ya tenemos desarrollado el hábito, porque las buenas ideas no siempre vuelven, el problema es que pecamos por exceso pues nadie va a cumplir todos los puntos de 16 listas diferentes. No es falta de voluntad, es error de cálculo. Yo, desde que la conozco, he elaborado varias listas según han ido surgiendo. No creo que se las enseñe nunca aunque pienso que le encantaría saber que siempre hay algo más, que siempre quiero algo más.

He escrito una con las cosas que tenemos en común, claro, aunque me he cuidado de tomar notas al margen con aquello que asegura no soportar y en lo que por alguna casualidad también coincidimos. Resulta curioso lo larga que puede ser una lista en poco tiempo. Escuchar una canción hasta odiarla, ver una película que nos guste las veces que haga falta y elegir el mismo color si solo pudiéramos escoger uno, qué casualidad, sería el mismo. Nombres, fechas, lugares… Es como si alguien hubiera escrito la misma historia pero cambiando unos pocos capítulos y sometiendo a un cambio de sexo al/la protagonista. Y la historia, como todas las buenas, está llena de preguntas sin respuesta que solo tiempo contestará: ¿cuántas cosas en común pueden tener dos personas? ¿Los defectos compartidos suman en la cuenta o se anulan? Estoy deseando devorar los próximos capítulos y además ahora ya no me importa la versión.

Tengo otra con las cosas que debemos hacer, seguramente la más larga de todas ellas, y es que lo de estar quieto no va mucho conmigo. Viajes, restaurantes, visitas… Supongo que a pesar de su extensión y de su atractivo, es la lista menos importante ahora mismo pues haga lo que haga, vaya donde vaya, será cojonudo si ella viene conmigo. Unos aspiran a ser planificadores y se quedan en caóticos ordenados, otros simplemente son superados por el caos. Yo, como buen mago, prefiero guardarme algunos ases bajo la manga, controlando lo que puedo controlar y esperando el momento perfecto para cada cosa. Llámenme previsor si quieren pero la realidad es que simplemente soy economista. Entrar al Tate y comer mirando al Támesis, ir al fin de la tierra y pedir un deseo o viajar a Roma y acabar pidiendo ayuda a la policía para encontrar nuestro hotel. La lista puede ser infinita y aunque tiempo es lo que más tengo, solo añado aquello que realmente me mueve, aquello que me hace sentir algo, un clic, no sé… Llámenlo X. Y es que resulta complicado describir una lista que incluye, además de todo lo anterior, emborracharnos a base de champán y fresas, hacer una maratón de Tarantino o editar un vídeo de nosotros mismos. Raro, lo sé, pero es que ella también lo es.

Y desde hace menos tiempo también tengo una lista de cosas prohibidas, porque con una guerrera siempre las hay, y menos mal. Desde motes cariñosos con tintes sudamericanos hasta la más mínima insinuación de que es una romántica. Seguro que la lista no es muy amplia pero sí está muy prohibida porque, como me sucede a mí, odia con la misma fuerza con la que quiere, y ojito majete. A mí solo me interesa lo segundo.

Con todo, creo que la que más me está gustando es la de Spotify con todas las canciones que me recuerdan a ella por cualquier motivo, ya sea por parecido o por oposición, ya sea por una frase o por el estribillo entero… Que te dejen hacer todas listas que uno quiera puede llegar a ser enfermizo, sobre todo si uno es más mago que planificador.

Y sí, lo sé, parezco un puto adolescente, pero es que en mis listas estaba escribir un artículo sobre las suyas y por el momento apenas tengo nada tachado. Por algún sitio había que empezar…

@NuwandaVive

 

Autor

Nuwanda

90% postureo, 10% perversión. Dicen que en general me opongo. Escribo sobre las cosas de la vida sin periodicidad determinada. Comenta, pregunta lo que quieras y comparte ;-)

Todos sus post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *